¿Cómo ir por la vida sin espejo?

 

Entre el espejo y la muerte hay vida,  y por eso hago esta foto: para tener presente que la vida no se desarrolla en un espejo.

Cuántas veces nos movemos como si permanentemente hubiera alguien observándonos. Nos miramos con sus ojos, como si lleváramos un juez y una crítica permanente. ¿Qué esconde esta sensación? Una creencia poco amable sobre nuestra imagen que puede ser muy limitante.

¿Alguna vez no has hecho un plan al aire libre por esa sensación? ¿Te plantas ante un armario lleno de ropa diciéndote que no tienes nada que ponerte? No eres la única, y dejando de lado lo que podríamos decir sobre la sociedad de la imagen, del consumo y de la cultura en la que vivimos, hay cosas que pueden ayudar: una es la asesoría de imagen y por eso triunfan programas como “Cámbiame”, que además conecta con nuestro imaginario con cuentos como el del patito feo que tantos hemos interiorizado. Pero la fundamental pasa por la propia valoración y la pérdida del miedo a la crítica: Vernos con compasión, como miramos a nuestros amigos: aquí las técnicas de fototerapia resultan muy útiles.

En la foto llevo miriñaque, sombrero, velo y zapatos de plataforma, refuerzos para dar empaque cuando sin embargo nada sería necesario ni tampoco suficiente llegado el caso. Vivir tu propia vida, eso es lo único suficiente.



Etiquetas: , , , , , ,